La calle 42 de Capotillo: Un espacio dominado por la delincuencia y la falta de seguridad

Los actos delictivos en la calle 42 son evidentes y descarados, a la vista de todos, exigiendo respuestas efectivas por parte de las autoridades

0
672
Urgen medidas más efectivas para devolver la seguridad y la tranquilidad a la calle 42 y sus residentes
Urgen medidas más efectivas para devolver la seguridad y la tranquilidad a la calle 42 y sus residentes

La calle 42, ubicada en el sector Capotillo del Distrito Nacional, ha caído en un estado de anarquía, enfrentándose a la delincuencia sin que las autoridades dominicanas tomen medidas efectivas.

Esta área ha experimentado un crecimiento alarmante de actividades criminales, sumiendo a la comunidad en una vulnerabilidad constante. La violencia entre bandas, el narcotráfico y los robos son amenazas constantes para los residentes del sector.

De manera preocupante, el consumo y venta de sustancias controladas son prácticas comunes, incluso a plena luz del día, con la presencia lamentable de niños y adolescentes en el entorno.

A pesar de los desafíos, existen residentes y miembros de juntas de vecinos que luchan diariamente por mejorar las condiciones de vida en el sector. No obstante, la reciente ocurrencia de un tiroteo el fin de semana pasado, que resultó en una persona fallecida y dos heridos, resalta la gravedad de la situación.

Donald Fort, de 33 años y nacionalidad haitiana, fue la víctima fatal, ajeno al incidente que surgió de una riña por un teléfono celular frente al establecimiento conocido como «La Matica de Almendra», donde el fallecido tenía un puesto de venta.

En un esfuerzo por combatir la situación, la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) realizó un operativo la semana pasada, incautando más de 20 mil gramos de sustancias controladas y deteniendo a 17 personas. Sin embargo, desconocidos posteriormente atacaron a los agentes, disparándoles en un intento de expulsarlos del área.

Los actos delictivos en la calle 42 son evidentes y descarados, a la vista de todos, exigiendo respuestas efectivas por parte de las autoridades de la Policía Nacional, quienes, según algunos residentes, parecen incapaces de restablecer el orden debido a posibles temores y sobornos.

Los residentes, en entrevistas recientes, expresaron su temor al salir de sus hogares, y algunos comerciantes se ven obligados a cerrar sus puertas antes de las 9:00 pm debido a las actividades delictivas nocturnas conocidas como «teteos». Además, algunos negocios aprovechan la situación para lucrarse con la venta de sustancias controladas.

Aunque el sector cuenta con un cuartel, la falta de patrullaje policial es evidente, generando la percepción de que los agentes evitan enfrentarse a los líderes de bandas a cambio de sobornos.

La preocupación también se extiende a los niños y adolescentes del área, algunos de los cuales, según informes, ni siquiera asisten a la escuela debido a sus involucramientos en actividades delictivas. Los residentes piden la intervención del Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (Conani) para abordar este problema.

A pesar de los esfuerzos realizados en el pasado, como los operativos conjuntos de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, y el documental «La 42» del cineasta José María Cabral, la situación persiste, destacando la necesidad urgente de medidas más efectivas para devolver la seguridad y la tranquilidad a la calle 42 y sus residentes.